Incurable

Lo que en su día escribí en mi artículo Licencia para reenviar es definitivamente el síntoma de una enfermedad incurable. Me rindo.

Otros, como en Reflexiones e Irreflexiones mantienen la espada en alto. Yo ya no puedo. Lo siento

Anuncios
Esta entrada fue publicada en artículos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s