La solución no está en el Código Penal

Articulo28112018 (2)

Con ocasión del asesinato machista de este fin de semana en Monzón, que trágicamente coincide en el calendario con la celebración del día internacional contra la violencia de género, nos volvemos a hacer la misma pregunta desde todos los sectores implicados. ¿Qué ha fallado? ¿Qué no hemos hecho que podríamos haber hecho para evitar un asesinato más? Y no sirve de excusa que los abogados especialistas intervengamos casi siempre cuando el mal ya este hecho. Cuando la lesión, la paliza, el menosprecio, el delito, en definitiva; ya se ha consumado.

Si hacemos inventario, tenemos una ley integral estatal que establece amplias medidas de protección a las mujeres víctimas de violencia de género. Una ley autonómica que intenta llegar allí donde la ley estatal no llega. Decenas de protocolos, numerosas instituciones dedicadas fundamentalmente a la lucha contra la violencia de género: Instituto Aragonés de la Mujer, recursos municipales, comarcales, privados, ONG. Incluso importantes partidas presupuestarias, mediando un pacto de Estado entre todas las fuerzas políticas del arco parlamentario, que coadyuva a una formación especializada en todos los ámbitos profesionales en contacto con esta lacra social: policías, jueces, fiscales, abogados, médicos, trabajadores sociales.

Pero nada de esto parece ser bastante para evitar el goteo de asesinatos que cada pocos días encoge nuestro corazón y sacude nuestra conciencia.

La solución, por desgracia, no es fácil ni esta próxima. Que nadie se lleve a engaño. Este problema no se soluciona con el Código Penal, ni con penas más graves. La raíz de este trágico fenómeno solo se soluciona erradicando el machismo de nuestra sociedad mediante medidas educativas que permitan que esa injusta, errónea y viciada concepción de la relación entre hombre y mujer desaparezca de nuestra sociedad. Y se trata de educación en todos los ámbitos: desde en la más tierna infancia hasta los estudios universitarios y de grados superiores.

Además de esta frente educativo, debemos establecer medidas de apoyo económico a las mujeres víctimas que les permitan superar la barrera de la dependencia económica del agresor; medidas de apoyo psicológico de calidad que les permitan superar la dependencia emocional, redes de viviendas y alquileres sociales, fomento de la contratación de la mujer víctima. Con ello ayudaremos de verdad a la víctima a salir de la violencia de género. Muchas de ellas quieren, pero no pueden por esa situación de dependencia.

Mientras tanto, mientras el machismo, como causa fundamental de la violencia de género continúe presente en nuestra sociedad, las abogadas y abogados especialistas estaremos en alerta continúa para que toda víctima se encuentre asesorada por un profesional especializado las veinticuatro horas del día, los trescientos sesenta y cinco días del año.

Artículo de OPINIÓN publicado originalmente en El Periódico de Aragón de 27/11/2018
Anuncios
Esta entrada fue publicada en noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s